Contribuyentes


Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.Más información




Google+ Followers

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Iván Heyn, subsecretario de Comercio Exterior, fue encontrado sin vida en su habitación, ahorcado con un cinturón.








ván Heyn, el subsecretario de Comercio Exterior que había asumido el 10 de diciembre, joven economista estrella del Gobierno y una de las apuestas fuertes de la presidenta Cristina Kirchner para su segundo mandato, fue hallado muerto ayer en su habitación del piso 10° del Hotel Radisson, ahorcado con un cinturón que pendía del perchero de un placard, según las primeras informaciones de la policía uruguaya.

La noticia generó una conmoción en la comitiva argentina que acompañó a la Presidenta a esta cumbre del Mercosur. A Cristina le avisó un secretario cuando participaba de la reunión reducida de presidentes del bloque regional. Quedó muy afectada y debió ser atendida por su médico, contaron fuentes de la presidencia uruguaya, pero un rato después volvió a sumarse a las deliberaciones que siguieron por varias horas en medio de la polémica con Paraguay por la incorporación plena de Venezuela al Mercosur. Pero por la noche Cristina habló casi 45 minutos para cerrar la sesión plenaria, en un vehemente discurso político en que no aludió a la muerte de su funcionario.



"Economista estrella" de la juventud kirchnerista, lo apodaron los medios. Y era, por caso, un joven militante de La Cámpora que fue escalonando fuerte en esta administración. Era subsecretario de Comercio Exterior desde el 10 de diciembre, cuando reasumió la Presidenta en el cargo. Y era, además, presidente de la Corporación Puerto Madero desde junio de 2010, uno de los barrios más caros de la Argentina.

Fue junto a Heyn que el ahora vicepresidente Amado Boudou fue tildado de "concheto de Puerto Madero" por Cristina Kirchner, cuando inauguraban juntos, el 30 de noviembre pasado, un puente en el barrio que el joven economista administraba. Pero Heyn era, además, miembro del directorio de Aluar por parte del Estado.

También tuvo otros cargos importantes como economista durante la administración kirchnerista: desde enero de 2009 hasta enero de este año se desempeñó como gerente de Estudios Macroeconómicos y Sectoriales en Banco de Inversión y Comercio Exterior; desde mayo de 2008 hasta enero de 2009 fue subsecretario de Industria en Ministerio de Economía y Producción, y de abril de 2006 a mayo de 2008 fue asesor de los ministros de Economía que se sucedieron en el Ministerio de Economía y Producción (Miguel Peirano, Martín Lousteau y Carlos Fernández).

Heyn desembarcó en el kirchnerismo luego de haber surgido en ámbitos universitarios en la crisis de 2001-2002. Su agrupación en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA) se llamaba Tontos pero no tanto (TNT), y en 2002, incluso, fue presidente de la FUBA, luego de ganarle una elección a Franja Morada, que llevaba 18 años en la Federación, a través de una coalición de partidos de izquierda.

Luego, se hizo amigo de Máximo Kirchner, de quien incluso se transformó en asesor económico, y comenzó a militar en La Cámpora.


La cumbre se hizo en el edificio sede del Mercosur, que da a la rambla montevideana y desde el cual, en un día muy soleado y caluroso, se podía ver a la gente metida en el río y disfrutando las arenas blancas de la playa Ramírez. Todo un contraste con lo que sucedía a unas treinta cuadras, donde después de inspeccionar la habitación de la tragedia, el juez en lo criminal Homero Da Costa, acompañado por miembros de la policía técnica con sus mamelucos azules, decía a Clarín y a otros medios que aguardaban en las escaleras de entrada al Radisson que la muerte de Heyn “aparentemente fue un suicidio, pero recién comenzamos la investigación”.

Heyn, de 34 años, vivía en pareja y no tenía hijos. Referente de la agrupación de funcionarios juveniles ultracristinistas “La Cámpora”, era también director por el Estado en la empresa Aluar. Estaba aquí desde el domingo. El lunes había participado de las reuniones previas al encuentro de presidentes y por la noche del asado que se sirvió en la Embajada argentina y que reunió a decenas de funcionarios y miembros de la comitiva.

El cuerpo de Heyn fue hallado a las tres de la tarde local. Ante la falta de información –hubo solo un comunicado que confirmó la muerte de Heyn, firmado por el embajador en Uruguay Dante Dovena– se escucharon muchas versiones, y algunas contradictorias. Se dijo que Heyn había faltado a reuniones matinales que estaban en su agenda de ayer, pero también que había salido y regresado a su hotel a media mañana.

En conferencia de prensa, el vocero de la policía uruguaya José Luis Rondán, dijo que Heyn fue encontrado por el personal que hace el servicio de habitación luego que dieran el alerta los compañeros de delegación, ya que no respondía los llamados telefónicos.

Rondán confirmó que Heyn fue encontrado ahorcado con un cinturón, junto a un placard. Otras fuentes habían dicho que el cinturón pendía del travesaño del placard, y el cuerpo estaba desnudo. La policía se llevó la computadora y el celular para peritarlos. Y la autopsia se realizó por la tarde. Anoche, el juez Da Costa señaló al diario El Observador que los resultados de la autopsia eran “normales”, y que “no hay signos de violencia”.

De todos modos dijo que aun no se podía establecer si fue un suicidio o una “muerte accidental”.

//////////////////////////////

La Cumbre del Mercosur fue alcanzada por la tragedia. Una hora después de que llegó aquí, sonriente y animada, la presidenta Cristina Kirchner recibió la terrible noticia de que el subsecretario de Comercio Exterior, Iván Heyn, de 34 años y uno de los economistas más valorados de la agrupación La Cámpora, había aparecido ahorcado en la habitación 1062 del hotel Radisson, donde se alojaba la comitiva argentina.

La noticia causó profundo pesar a la Presidenta. Según confiaron anoche a LA NACION fuentes de la policía uruguaya, Heyn fue encontrado tirado en el piso cerca del ropero, desnudo, con un cinturón en el cuello; se habría atado del barral del placard.

A la Presidenta se lo informó, pasadas las 14, uno de sus secretarios privados, Martín Aguirrez, junto a uno de los médicos presidenciales, Daniel Fernández.

La hipótesis del suicidio quedó casi confirmada anoche cuando se conoció la autopsia. Los médicos forenses indicaron que no hubo signos de violencia, aunque el juez penal Homero Da Costa, del juzgado número 13, sigue investigando la casi descartada posibilidad de una muerte accidental o de otro tipo.

Cristina Kirchner dejó durante media hora una reunión reservada con los presidentes de Uruguay, Brasil, Paraguay, Venezuela y Ecuador. Después de conocer los detalles, manifestar su dolor y sugerir que no tenía demasiado trato con Heyn, volvió a las tratativas vinculadas con el Mercosur, bloque del cual asumió ayer la presidencia pro témpore hasta junio de 2012. En su largo discurso en la cumbre, anoche, no hizo ninguna referencia al hecho (de lo que se informa por separado).

Heyn había jurado hacía una semana como el número dos de Beatriz Paglieri, mano derecha de Guillermo Moreno en el Ministerio de Economía. Anteanoche había llegado a participar de las primeras actividades de la comitiva argentina.

La consternación y las demoras en la cumbre impidieron que los presidentes se tomasen la clásica foto frente al Edificio del Mercosur. Para contener un eventual impacto de médicos presidenciales de todos los países. Pero Cristina Kirchner se mostró entera.

Heyn tenía amistad, aunque no íntima, con Máximo Kirchner, hijo de la jefa del Estado y líder de La Cámpora, y con otro camporista, el diputado Eduardo De Pedro. Además de subsecretario de Comercio Exterior, era presidente de la Corporación Puerto Madero y había sido miembro del directorio de Aluar.

El vocero de la policía de Montevideo, José Luis Rondán, también confirmó a LA NACION que el cuerpo fue hallado con un cinturón en el cuello y que antes de morir habría salido de tomar una ducha. Fue encontrado después del mediodía por el personal que repone los frigobares. No podían abrir la puerta, porque el cuerpo la bloqueaba -el placard es contiguo al acceso-, y fueron asistidos por personal de seguridad.

La muerte se produjo, según se estima, de seis a doce horas antes del hallazgo.

Como Heyn no llegaba al Edificio Mercosur, pasado el mediodía, Paglieri lo mandó llamar. Ante la falta de respuesta de sus teléfonos, se le pidió a la conserjería del hotel Radisson que ingresara en su habitación, del décimo piso. Entonces encontraron el cuerpo sin vida.

"Se presume la comisión de un suicidio, pero se maneja una segunda hipótesis, un poco debilitada, que es la de un accidente. Eso lo va a determinar la carpeta técnica cuando esté en manos del magistrado", dijo Rondan. Explicó también que se había dado intervención al médico forense, que hizo la autopsia.

Se preveía para la medianoche el regreso del cuerpo de Heyn hacia Buenos Aires, tras la llegada de sus familiares a Montevideo, y una vez terminados los trámites consulares que realizaron el embajador argentino en Uruguay, Dante Dovena, y la cónsul en la capital, Claudia Sampieri.

"El tema del suicidio está más fuerte porque apareció con un cinturón en el cuello, cerca de un placard. Eso hace suponer que se habría colgado de uno de los percheros", informó Rondán.

En medio del estupor y la incredulidad, fuentes de la comitiva argentina confiaron a LA NACION que Heyn se había mostrado de excelente ánimo anteanoche, hizo bromas y exhibió locuacidad durante una comida que ofreció el embajador Dovena en su propia residencia.

En ese encuentro se celebró el cumpleaños del canciller, Héctor Timerman, otro de los presentes, junto al ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y Paglieri, superior jerárquica de Heyn, entre otros funcionarios.

"Fue un momento totalmente ameno y nada hacía suponer que podía ocurrir este desenlace. Es increíble", dijo una fuente gubernamental.

El funcionario luego se dirigió al spa del hotel y los integrantes de la delegación argentina no volvieron a tomar contacto con él. Heyn también había participado anteayer, con Paglieri, de las negociaciones del Mercosur junto a los cancilleres y los ministros de Economía de todos los países integrantes del bloque comercial.

En las primeras investigaciones se tomaron huellas dactilares en el lugar, se examinaron jugos gástricos y las filmaciones para determinar si estaba solo o acompañado. Pero el médico forense que intervino dijo que murió por ahorcamiento y todo indicaría que fue un suicidio. Intervino en el caso el juez penal Homero Da Costa, del juzgado número 13, y el comisario Gustavo Porro, de la Seccional 1a. de la policía de Montevideo.

Después de varias horas en la habitación 1062, junto a decenas de funcionarios judiciales y policiales, Da Costa confirmó: "Aparentemente fue un suicidio, aunque recién comenzamos la investigación. Por ahora no podemos dar detalles porque la investigación está en secreto de sumario".

UNA JUNTA MÉDICA PARA CONTENER
Una delegación de médicos acompañó a la Presidenta cuando se le dio la noticia de la muerte de Iván Heyn. La junta médica abocada a contener a Cristina Kirchner fue presidida por la doctora Raquel Panone, médica del presidente uruguayo, José Mujica. Finalmente no hizo falta contensión médica.

/////////////////

No hay comentarios:

Publicar un comentario

para seguirme..

twitter:
@picamiel

Algunas de mis pag Webs con scrips, musica, etc.

LISTADO DE PAGINAS WEB SUBIDAS.
Ir con INTERNET EXPLORER SOLAMENTE PARA VER Y OIR LOS SCRIPS:
VIDEOS

los ultimos videos subidos.

Argentina pais de Ratones?
video nuevo: